Buenas noticias: las fábricas chinas han reanudado la producción y todos los pedidos se pueden programar para su envío. Ignorar

¿Cómo puedes saber si las perlas son reales?

¿Son reales o no mis perlas?

Hay varias maneras de saber si sus perlas son reales o no, siga estos pasos a continuación para determinar si es real o no.

  • Color: las perlas más valiosas son blancas con un tono de rosa.
  • Espesor de la superficie: es importante el grosor del nácar, la sustancia que se deposita en el cordón cuando se coloca en una ostra. Un nácar grueso es lo mejor y, para probarlo, sostenga un collar de perlas junto a una luz brillante. Si tiene un nácar delgado, las perlas parpadearán hacia ti.
  • Lustre: Esto es lo que le da a la perla una apariencia llamativa. Cuanto más grueso es el nácar, mejor es el brillo.
  • Forma: Perlas perfectamente redondas son las más codiciadas. Las perlas de forma barroca o semi-barroca, es decir, ligeramente redondeadas o sustancialmente redondeadas, pueden ser relativamente económicas. Si enrollas las perlas sobre una superficie plana, puedes ver si son ligeramente elípticas o no perfectamente redondas.
  • La prueba del diente: para averiguar si una perla es real, frótela ligeramente contra la parte frontal del diente, no contra el borde, que puede rayar la perla. Si es natural o cultivada, en lugar de simulada, la perla debe sentirse arenosa.
  • La prueba de fricción: busque dos cosas: fricción y residuos en polvo. Las perlas reales tendrán un poco de fricción cuando se froten juntas (lo que significa que sentirás cierta resistencia cuando frotes las perlas juntas), ya que el nácar no es perfectamente liso. Las capas de nácar, cuando se frotan juntas, también dejarán un residuo en polvo. Si ninguna de estas cosas ocurre, sus perlas no son reales. Si las perlas se sienten lisas y sin fricción cuando se frotan, lo más probable es que no sean reales.
  • Examine la superficie de la perla: las perlas reales parecen tener escamas cuando se colocan bajo un microscopio. También se podría decir que se ven como un laberinto, en lugar de escamosas como un pez. Las perlas genuinas están compuestas de plaquetas hechas de una solución de carbonato de calcio conocida como nácar. Las plaquetas se colocan unas sobre otras en un patrón hexagonal, como ladrillos. Esto le da a una perla su apariencia escamosa o laberíntica. UNA perla falsa tendrá una superficie granulada y moteada cuando se coloque bajo el microscopio. No habrá un patrón distinto y se verá lleno de baches.
  • NOTA: Puede dañar sus perlas al usar el diente, la fricción o las pruebas de perforación. Tenga cuidado al realizar una prueba dental en una perla individual. Mantenga un agarre firme sobre la perla para evitar tragarla accidentalmente.

¿Pensando en comprar joyas de perlas? ¿Tiene una reliquia familiar hecha de perlas? Algunas pruebas simples pueden ayudarlo a determinar si su artículo de perlas es falso o “real” en cuestión de minutos. Aprende a ver y sentir los signos de una perla real hoy y nunca más tendrás que preocuparte por caer en las imitaciones nuevamente.

Busque imperfecciones menores. Como se señaló anteriormente, las perlas reales rara vez son "perfectas". Por lo general, tendrán pequeñas imperfecciones o irregularidades en su forma. Su capa externa de nácar también puede reflejar la luz de manera diferente en diferentes partes de la perla. Las perlas de imitación son casi siempre "demasiado perfectas": se ven perfectamente esféricas, tienen la misma cantidad de brillo en cada parte de la superficie y no muestran hendiduras ni imperfecciones. Si bien las perlas reales perfectamente redondas son raras pero posibles, un collar casi nunca se hará solo con este tipo de perlas. Un collar hecho de perlas que parecen tener exactamente la misma forma lisa y redonda es casi seguro que es falso.

Busque un lustre agudo y saludable. El brillo es una forma en que los joyeros describen el tipo de luz reflejada por una piedra preciosa. El brillo de una perla es parte de lo que lo hace tan hermoso. Las perlas de buena calidad deben tener un brillo brillante y claro que las haga brillar cuando la luz las golpee. Si miras de cerca, deberías poder ver tu propio reflejo en la superficie de la perla.

  • Un problema con esta prueba es que las perlas reales de baja calidad (que generalmente tienen un brillo opaco y "calcáreo") pueden ser similares a las perlas falsas. Verifique sus resultados con algunas de las otras pruebas en este artículo.
Comprueba si hay un sobretono. Las perlas de buena calidad a menudo son apreciadas por sus matices, el color sutil que es visible en su superficie exterior cuando la luz los golpea. Las perlas falsas generalmente no tendrán este efecto de sobretono, que es difícil de duplicar. Por lo tanto, si su perla parece estar ligeramente sombreada con color cuando lo golpea la luz, hay una buena posibilidad de que sea real. El rosa y el marfil son dos de los matices más deseados para las perlas blancas, aunque es posible una amplia variedad de colores, especialmente para las perlas oscuras.

  • Como algunas perlas reales no tienen un sobretono visible, no ver un sobretono en tu perla no es necesariamente una señal segura de que sea falso.
Busque pistas alrededor del taladro. Las perlas en un hilo o collar generalmente tienen agujeros perforados para que la cuerda pase. Examinar este agujero cuidadosamente puede ayudarlo a saber si su perla es real o no. Las cosas específicas que querrás buscar incluyen:

  • Bordes bien definidos para el agujero. Las perlas reales generalmente tienen agujeros de perforación con bordes afilados (como un cilindro hueco). Las falsificaciones a menudo tienen bordes ásperos o redondeados. Sin embargo, las perlas reales viejas y gastadas también pueden tener bordes redondeados en sus agujeros. Las perlas falsas también pueden inclinarse hacia afuera en la superficie de la perla, en lugar de ser perfectamente cilíndricas.
  • Pintura astillada o revestimiento alrededor del orificio. A medida que las perlas falsas se frotan unas contra otras con el uso repetido, su recubrimiento artificial puede desgastarse alrededor de los agujeros. Es posible que pueda ver astillas de vidrio o plástico debajo. Esta es una señal segura de una falsificación.

Busque en el agujero una línea entre el nácar y el núcleo. Una perla real casi siempre tiene una capa de nácar exterior transparente, mientras que las perlas falsas tienen capas delgadas de nácar artificial o carecen de ellas por completo. Si su perla tiene un orificio de perforación, puede verificar el nácar mirando con una lupa. Las perlas reales generalmente (pero no siempre) tienen una línea notable que separa el nácar del núcleo (la parte interior de la perla).

 

No caigas en las perlas de imitación que se venden con nombres exóticos. Si un vendedor está tratando de venderte con el nombre de una perla en lugar de sus cualidades físicas, es posible que te estafen. Por ejemplo, las perlas de "Mallorca" (o "Mallorca"), que llevan el nombre de la exótica isla mediterránea de Mallorca pero están hechas por el hombre, a veces se venden a clientes desprevenidos.

 

No ignore los instintos de sentido común sobre el precio de una perla. El precio de una perla real variará enormemente según su tamaño, forma, sobretono y otras características. Sin embargo, nunca serán absolutamente baratos. Por ejemplo, un collar hecho de perlas de agua dulce (la variedad más barata de perlas reales) puede venderse fácilmente por varios cientos de dólares. Si un vendedor le ofrece un acuerdo sobre un conjunto de perlas reales que parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo es.

  • Como regla general, solo querrá comprar perlas de joyeros y minoristas de perlas autorizados y certificados. Comprar perlas de vendedores ambulantes o casas de empeño puede ser una propuesta arriesgada. Mira nuestro guía de compra de perlas para consejos específicos.

Verifique el patrón de superficie "escamosa" con un microscopio. Puede usar una lupa de joyero 30x, pero los microscopios con aumento de 64 o más potencias funcionan mejor para esto. Las superficies de las perlas reales tienen un patrón a escala de laberinto. Este patrón se parece un poco a un mapa topográfico. Es esta escala microscópica la que le da a las perlas reales su textura "arenosa". Por el contrario, las perlas falsas a menudo tendrán una superficie cubierta de protuberancias granuladas y bastante regulares (un poco como la superficie en cráteres de la luna).

 

Compare sus perlas con perlas reales certificadas. Todas las pruebas anteriores son más fáciles si tienes algunas perlas que saber son reales para fines de comparación. Intente ponerse en contacto con un joyero sobre la posibilidad de comparar sus perlas con un conjunto de auténticas certificadas. Alternativamente, tome prestadas las perlas reales de un amigo o pariente para hacer sus comparaciones.

  • Use el sentido común sobre los tipos de pruebas que realiza con las perlas reales certificadas. Por ejemplo, no querrás probar la prueba dental o la prueba de fricción con las piedras preciosas de otra persona.

Haz que tus perlas sean evaluadas por un experto. Si tiene dificultades para determinar la autenticidad de su perla, siempre puede llevar su perla a un joyero o gemólogo acreditado. Estos profesionales tienen las herramientas, la capacitación y los ojos expertos para saber si su perla es real (y, si es real, qué tan alta es su calidad). Sin embargo, estas opciones a menudo no son baratas: una evaluación básica puede costar fácilmente más de $ 100

 

Intenta pedir una prueba de radiografía X. Esta prueba, que un experto puede hacer para determinar si sus perlas son reales o no, utiliza una máquina de rayos X. Las perlas reales se mostrarán como un color gris semitransparente en la radiografía. Las falsificaciones serán de color blanco sólido en el negativo y negro sólido en la impresión positiva.

 

Intenta pedir una prueba de refractómetro. Esta prueba avanzada mide la cantidad de luz que pasa a través de la perla para determinar su autenticidad. Las perlas generalmente tienen una lectura de refractómetro (llamada "índice de refracción") de entre 1.530 y 1.685. La diferencia entre estos dos valores (0.155) se llama perla birrefringencia, que afecta el aspecto de la perla a la luz. Estas cualidades le dicen a un experto que lo más probable es que la perla sea real.

Frota las perlas contra tus dientes frontales. Sostenga una o dos perlas entre el pulgar y el índice y presiónelas suavemente contra el borde de sus dientes frontales. Frótelos contra sus dientes con un movimiento de lado a lado. Una perla real generalmente tendrá un textura ligeramente áspera o arenosa de pequeñas imperfecciones escamosas en sus capas externas de nácar. Las perlas falsas hechas de vidrio o plástico generalmente serán casi perfectamente liso.

  • Es posible que desee cepillarse los dientes antes de intentar esta prueba para asegurarse de que estén limpios. Los residuos de comida de una comida reciente pueden dar resultados falsos.

 

Frota las perlas una contra la otra. Sostén algunas perlas en tus dedos y frótalas suavemente una contra la otra. Siente la ligera sensación de fricción. Las perlas reales generalmente generarán un poco de fricción cuando se rocen entre sí porque sus capas externas de nácar no son perfectamente lisas. Las perlas falsas, por otro lado, a menudo tienen revestimientos lisos y generalmente se deslizan entre sí cuando se frotan. Mire de cerca sus manos después de esta prueba. Cuando dos perlas se frotan entre sí, sus capas externas a menudo erosionan una pequeña cantidad. Si nota un residuo blanco fino y polvoriento después de frotar sus perlas, probablemente sea nácar en polvo, una señal de que las perlas son reales.

Comprueba si las perlas son perfectamente redondas. Debido a que son productos de la naturaleza, cada perla real es ligeramente diferente, al igual que los copos de nieve o las huellas digitales. La mayoría de las perlas no serán esferas perfectas, generalmente serán ligeramente oblongas o tendrán defectos menores. Si sus perlas se ven perfectamente redondas para usted, es muy probable que sean artificiales.

  • Es posible que las perlas reales sean perfectamente redondas. Sin embargo, ejemplos de estos son muy raro y generalmente alcanza un precio alto.
  • ¿No estás seguro de si una perla es perfectamente redonda o no? Intenta rodar con cuidado sobre una superficie plana. Las perlas imperfectas no rodarán consistentemente en línea recta.
Siente frescor al tacto. Para esta prueba, necesitará algunas perlas que se han estado sentando, no las que ha estado usando. Sostén las perlas en tu mano y concéntrate en cómo se sienten contra tu piel. Las perlas reales deberían sentirse notablemente frescas durante unos segundos antes de que se calienten. La sensación es similar a la que se obtendría al pisar descalzo un piso de mármol.

  • Las perlas de plástico, por otro lado, estarán a temperatura ambiente y se calentarán más rápidamente.
  • Nota: Las perlas de vidrio falso de buena calidad aún pueden dar la sensación de "genialidad". Verifique sus resultados con otras pruebas si esta es la primera que ha intentado.
Siente el peso de la perla en tu mano. Haz rebotar cuidadosamente una o dos perlas en tu mano para tener una idea de cuánto pesan. La mayoría de las perlas reales se sienten algo pesadas para su tamaño. Por otro lado, las falsificaciones (especialmente las perlas de plástico) tendrán una sensación ligera e insustancial.

  • Por razones obvias, esta prueba no es perfecta: juzgar el peso de unas pocas perlas pequeñas puede ser complicado. Para obtener mejores resultados, es posible que desee comparar sus perlas con un conjunto que saber son reales o falsos Siempre verifique con otra prueba sin importar cuán seguro esté del peso de una perla.
Spanish
English Portuguese Spanish